¿Cómo ayuda el deporte al Sistema Inmunitario?
Salud
|
¿Cómo ayuda el deporte al Sistema Inmunitario?

En el artículo de hoy te explicamos cómo ayuda el deporte al Sistema Inmunitario. Descubre la forma de practicarlo para poner a punto tus defensas.

El ejercicio físico moderado, realizado de forma habitual, es beneficioso para la salud general y ayuda al Sistema Inmunitario, ya que:

  • Ayuda a eliminar bacterias de los pulmones y de las vías respiratorias, reduciendo las probabilidades de contraer infecciones.
  • Se eleva ligeramente la temperatura corporal y se dificulta el crecimiento bacteriano (como cuando tenemos fiebre).
  • Disminuye la secreción de las hormonas del estrés, disminuyendo la secreción de hormonas como el cortisol y la epinefrina, lo cual reduce las probabilidades de enfermar.
  • Favorece la producción de la hormona del crecimiento.

Recomendaciones generales

Algunos de los ejercicios físicos moderados de los que hablamos pueden ser: montar en bicicleta, caminar a paso ligero durante al menos 40 minutos seguidos, bailar una coreografía, nadar o hacer circuitos de tonificación. En cambio, puede ser contraproducente practicar ejercicios demasiado extenuantes habitualmente, pues pueden hacer que la respuesta inmunitaria se atenúe, generando más cantidad de hormonas del estrés y aumentando así la probabilidad de contraer infecciones. Es por eso, que hemos de intentar buscar el equilibrio entre el grado y la duración del ejercicio físico que realicemos.

Factores que ayudan a mejorar la respuesta inmunológica de los/as deportistas

  • La alimentación: Tiene una relación directa con el sistema inmune, ya que cuando es completa aporta todos los nutrientes necesarios para el normal funcionamiento de las defensas. Además, también influye directamente sobre el rendimiento deportivo.
  • Los prebióticos y probióticos, que mantienen y restauran el equilibrio de la flora intestinal, muy ligada al Sistema Inmunitario. Nuestro producto Levadura de Cerveza aporta en gran cantidad vitaminas y minerales antioxidantes (como las del grupo B y el Zinc) y fibras prebióticas que contribuyen la salud digestiva y a reforzar las defensas.
  • El descanso nocturno: Cuando es suficiente y reparador, favorece a las defensas y a muchas otras funciones del organismo, incluido el desarrollo muscular.

Como conclusión, podemos decir que existe evidencia científica que sostiene que la actividad física practicada de forma adecuada nos hace sentirnos mejor, con más energía y puede retardar la aparición de ciertas enfermedades, pero para ello ha de estar ligada a una buena alimentación y a un estilo de vida saludable.

Si quieres ampliar información sobre cómo reforzar tus defensas, pincha en este enlace.

¡COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

LO MÁS LEÍDO
CATEGORIAS
¿QUIERES ESTAR AL DÍA DE TODAS LAS NOVEDADES?
¡SUBSCRÍBETE A LA NEWSLETTER!
Menú