Fatiga en el verano: astenia veraniega
Salud
|
Fatiga en el verano: astenia veraniega

Te hidratas correctamente, comes frutas y verduras, duermes las horas necesarias… y sigue esa sensación de apatía y debilidad durante el día. La fatiga en verano es una flojera tanto a nivel mental como muscular: es la astenia veraniega. Te explicamos cómo combatirla.. Se trata de un incómodo cansancio que nos influye directamente en nuestro rendimiento y motivación, afectando la calidad de nuestros entrenamientos.

Parece ser que no es solo una fatiga física, propiamente dicha, sino una sensación subjetiva, es decir, de percepción, pero ¡qué real se siente! Por eso, no desaparece descansando y podemos sentirla todo el día. Es un fenómeno estudiado en el ámbito del deporte, ya que afecta en las sesiones deportivas con esa sensación de pocas fuerzas. 

No tenemos por qué tener un gran déficit nutricional para sentirlo, haber padecido cambios de horario y sueño, cambios en la dieta o mucho trabajo físico, sus causas aún se desconocen exactamente, aunque se sabe que el calor eleva el estrés y, en consecuencia, se produce un desequilibrio hormonal, provocando desórdenes en nuestros mecanismos fisiológicos normales y resultando en esta sensación de debilidad.

¡Pero tranquilo! Esto es parte de la aclimatación del cuerpo a las nuevas condiciones la cual mejorará en unas dos semanas. Así que, si esta sensación persiste o va acompañada de otros síntomas, debes consultar a un médico.

¿Cómo sentirnos menos fatigados mental y físicamente? 

A pesar de ser complicado luchar contra la astenia veraniega, la mayoría de las veces un refuerzo nutricional puede colaborar en esa aclimatación, especialmente si recurrimos a los siguientes nutrientes: 

Vitaminas del grupo B. Éstas tienen un papel primordial en la síntesis de sustancias químicas cerebrales que regulan nuestro estado anímico ayudando a prevenir estados depresivos. Las conseguimos a partir de alimentos ricos en proteínas, como carnes, pescados, huevos y productos lácteos. Como fuentes vegetales, tendríamos las verduras de hoja oscura (preferentemente en crudo). Debemos consumir proteínas en las comidas principales, en raciones suficientes para tener estas vitaminas disponibles a lo largo del día, ya que se eliminan en unas horas por la orina. 

Su relevancia en este tema es porque las vitaminas del grupo B son las responsables de convertir los carbohidratos en energía, entre otras funciones.

Si nos cuesta conseguir consumir dichas fuentes, podemos complementarnos con la Levadura de cerveza, la cual es muy rica en vitaminas del grupo B, aminoácidos esenciales y minerales.

Triptófano. Este aminoácido esencial lo encontramos en los huevos y la leche en gran medida, así como en pescados, carnes, cacao o cereales integrales como la avena. Es el responsable de un buen estado de ánimo y de un buen descanso y sueño reparador. 

Gracias a él, nuestro cuerpo controla la temperatura corporal y las funciones perceptivas y cognitivas, mejorando esta “percepción subjetiva” de astenia veraniega.

Ayuda a tu organismo a conseguirlo a través de buenos quesos y yogures, desayunos con plátano y avena, tortillas con vegetales, etc.

Si estamos en épocas que nos cuesta conseguirlo mediante la dieta, puedes ayudarte tomando Triptófano con Magnesio y vit.B6, un suplemento muy completo que además contiene magnesio y B6 para trabajar en sinergia y ayudarte contra ese decaimiento, apatía y falta de concentración.   

Vitamina C. Al ser una vitamina hidrosoluble, no somos capaces de almacenarla y es necesario consumirla varias veces al día, ya que la eliminamos por la orina en unas horas. Podemos encontrarla en frutas y verduras. Te proponemos comerlas en desayuno, comida y merienda o cena ya que así, tu organismo la tendrá disponible a lo largo del día. 

La vitamina C es la responsable de una buena síntesis de colágeno y de mantener un buen funcionamiento del sistema inmunitario además de contribuir al buen rendimiento físico y mental. Para las mujeres es especialmente interesante, pues facilita la absorción del hierro y su correspondiente movilización.

Ginseng. Es una raíz con propiedades ergogénicas, que ayuda a mantener la vitalidad física y el buen estado de ánimo, por su poder energético y colaborador en la síntesis de neurotransmisores. En esas épocas de fatiga, como la veraniega, puede actuar como estimulante y tónico energético. 

Obviamente hemos de tomarlo a través de complementos nutricionales. Una buena manera es su mezcla con Jalea Real, ya que ambos trabajan en sinergia, potenciándose el uno al otro. Puedes encontrarlo como Ginseng con Jalea Real .

Varía tus entrenamientos. Si tienes la oportunidad, pégate un chapuzón. El agua fría de las playas o piscinas mejora la sensación de fatiga y de pesadez. Nadar en la playa puede ser interesante debido a que tenemos la resistencia del oleaje, pero ambas opciones son alternativas que nos ayudarán a mantenernos activos en las épocas de tanto calor donde es difícil salir a correr en la mayor parte del día. 

Así que, no te martirices, come saludable, varias veces al día, hidrátate bien, varía tu actividad física y descansa. Así podrás ayudar, en la medida de lo posible, a combatir esa astenia veraniega tan común en estas fechas 

¡No nos pararás, verano!

Si te ha parecido interesante este artículo, te recomendamos Cómo entrenar en vacaciones.

¡COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

LO MÁS LEÍDO
CATEGORIAS
¿QUIERES ESTAR AL DÍA DE TODAS LAS NOVEDADES?
¡SUBSCRÍBETE A LA NEWSLETTER!
Menú