La rutina básica en tus viajes
Salud
|
La rutina básica en tus viajes

Llevas todo el año cuidándote para conseguir esos objetivos y lo has conseguido y piensas ¿y qué hago en vacaciones? Lejos de tus horarios, rutinas, cocina, entrenamientos… No te preocupes, un descanso y cambio de aires SIEMPRE viene bien y es posible mantener la rutina básica en tus viajes, solo tienes que sentir que no se va a descontrolar nada siguiendo algunas pautas básicas:

Sigue cuidando tu alimentación

Es lógico que allá donde vamos, haya platos nuevos que queramos degustar o salir un poco de nuestra rutina. Nadie dice que no lo hagas, por supuesto, pero si quieres mantener tu alimentación controlada, no lo hagas en todas las comidas. En todos los restaurantes siempre hay opciones más saludables (ensaladas, verduras, carnes magras, pescados…). 

“Sí, pero a mí me mata el postre” … Sí, es verdad, los postres “pecado” suelen ser muy calóricos y, después de comer, es seguro que no vamos a necesitar esas calorías extra.  Puedes hacer algo, en lugar de incluirlo después de comer, destina algunos días a ese helado que tanto te llamaba la atención en una merienda o un desayuno, así tendrás un momento más adecuado para tomar ese dulce que tanto te gusta.

Respecto a las bebidas, es recomendable evitar las azucaradas o altas en alcohol. Mejor un agua con gas o limonadas naturales para hidratarte con las comidas.

Tu suplementación

Puedes utilizar este tiempo para descansar de aquellos suplementos que lo requieren y, de los que no es necesario, organizarte un pastillero con compartimentos para poder seguir con tu tratamiento. Si no vas a estar muy disponible, reparte las tomas en la mañana y la noche, así te despreocuparás de llevarlo encima durante el día.

¡Muévete, estés donde estés!

Debemos asegurar ejercitarnos para acelerar el metabolismo, dormir mejor, sentirnos bien y estar más relajados. Hacerlo al aire libre es ideal y nos permitirá conocer y disfrutar del nuevo entorno en el que nos encontramos y, si lo hacemos acompañados, será mucho más gratificante.  Obviamente no iremos al nivel de nuestra rutina, pero aprovecha estos días para un descanso activo: puedes correr por la orilla de la playa, aprovechar el oleaje para nadar con resistencia, realizar caminatas por donde estés, hacer unos largos cada vez que bajes a la piscina, hacer un paseo después de las cenas… y todo sin obsesionarse.

Deseamos que disfrutes mucho de estos días y sigas estas recomendaciones para asegurarte de seguir cuidando la salud lejos de casa.  

Si te ha gustado este artículo, pásate y lee Cómo entrenar en vacaciones.

¡COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

LO MÁS LEÍDO
CATEGORIAS
¿QUIERES ESTAR AL DÍA DE TODAS LAS NOVEDADES?
¡SUBSCRÍBETE A LA NEWSLETTER!
Menú