Mantén tu línea en Navidad
Salud
|
Mantén tu línea en Navidad

Durante las fechas especiales o las celebraciones que se avecinan es fácil comer más de la cuenta, incluso si somos de cuidarnos habitualmente. Cuando nos excedemos, el sistema digestivo tiene que hacer un sobresfuerzo para digerir y metabolizar los alimentos extra que recibe. En ese momento, la digestión se vuelve más pesada porque el estómago se ve obligado a segregar mayor cantidad de ácidos y, si se ha comido deprisa, incluso tiene que terminar de triturar los alimentos que no se han masticado correctamente. Además, es frecuente la aparición de hinchazón abdominal, que provoca dolores en el abdomen, gases, náuseas, pesadez, reflujo, ardor, somnolencia y cansancio.

Leptina: la hormona de la saciedad

La leptina es la hormona que nos puede ayudar en esas ocasiones, conocida como hormona de la saciedad, pues nuestro cuerpo la segrega cuando detecta que estamos llenos. Esta percepción siempre es algo retardada, por eso es aconsejable parar de comer cuando todavía “tengamos hueco”, y puede ser confusa, porque cuando el cerebro perciba olores, sonidos o imágenes asociadas con una gran comida estimulará también el apetito sin ser real.

Así, es fácil ganar peso durante las Navidades debido a que el cuerpo no puede metabolizar a tiempo el exceso de azúcar y el hígado convierte una parte en grasa (para almacenar energía), lo cual alterará nuestra composición corporal.

Recomendaciones

Con el objetivo de evitar todas las consecuencias negativas de los atracones, lo aconsejable es evitar el alcohol, moderar las cantidades, escoger bien los alimentos e ingerirlos con tranquilidad. Debemos intentar elegir alimentos de calidad en nuestros menús festivos, como zumos de hortalizas, guacamole, pinchos de frutas frescas o de verduras asadas, hummus, frutos secos naturales o tostados… Se trata de importantes fuentes de vitaminas, minerales y fibra, que nos ayudarán a saciarnos y a controlar la ingesta global. Al acabar, podemos recurrir a algunos alimentos que ayudan a minimizar las molestias y a mejorar la digestión, como son el jengibre (que estimula las secreciones y ayuda a la absorción de los nutrientes), la manzanilla (que evita la generación de gases en el estómago y relaja el abdomen) y el Carbonato de magnesio, que es laxante medio y antiácido natural.

Y, sobre todo, es imprescindible seguir con nuestra rutina deportiva (o realizar ejercicio de la forma más similar posible) y que la alimentación en el resto de las comidas sea de lo más saludable y balanceada. ¡Mantén tu línea en Navidad!

¡COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

LO MÁS LEÍDO
CATEGORIAS
¿QUIERES ESTAR AL DÍA DE TODAS LAS NOVEDADES?
¡SUBSCRÍBETE A LA NEWSLETTER!
Menú