Volver a entrenar después de vacaciones
Salud
|
Volver a entrenar después de vacaciones

Las vacaciones son días de descanso, tanto mental como físico. Son importantes y necesarias, pues romper con la agotadora rutina nos hace resetear y mirar desde otra perspectiva aquello que veníamos haciendo, conocer cómo y qué cambios nos gustaría realizar. Este reset es más fácil visualizarlo en este período de descanso, pues estos días nos dan el permiso de sentirnos fuera de esa rutina y percibir otras sensaciones que son las responsables de facilitarnos una visualización más objetiva del camino realizado y salir de la seguridad de la zona de confort.

Las rutinas hacen que nuestras acciones se mecanicen, organizan nuestro tiempo y nos dan sensación de control. Son beneficiosas, pero hay que saber tener fuerza para cambiar aquellos aspectos mejorables, por más cómodos que nos parezcan. Las vacaciones son un buen momento para reflexionar sobre nuestros entrenamientos, observar los resultados, darle un descanso más prolongado al cuerpo y estimular nuestra mente. Podemos compararlo con el estudio, es mejor aprender con descansos que estudiar 12h seguidas. Los descansos sirven para trabajar la información, realizar asociaciones con otros ámbitos relacionados, tener nuevas ideas para aquellos aspectos que pueden potenciarse, cambiarse, etc.

Por otro lado, durante las vacaciones la carga de estrés disminuye y volver a realizar ejercicio con la intensidad anterior tiene un proceso. No podemos pasar de cero a cien el primer día. Si lo hacemos, tenemos más riesgo de lesiones, de frustración. Hay que entender que el cuerpo conseguirá (y quizá con más fuerza) aquello trabajado semanas antes, pero dejemos que vuelva a adaptarse, probablemente muy rápido.

Algunos tips que pueden amenizar y motivar la reanudación con tus entrenamientos son:

  • Planea tu año. Observa el objetivo conseguido antes de tus vacaciones y plantea un nuevo reto. Este reto divídelo en diferentes escalones. La organización siempre mejora el alcance del objetivo.  
  • Empieza gradualmente. Es una buena manera empezar sólo algunos días a la semana si venimos de unas vacaciones muy tranquilas. Unos 2-3 días a la semana son una manera progresiva de ir volviendo a la rutina.
  • Adáptate. La intensidad, como los días, debe ascender gradualmente. Realiza ejercicios con menos intensidad en función del deporte/entrenamiento que realices. No vayas donde lo dejaste, podrías lesionarte.
  • Come adaptado a lo que haces. Has disfrutado de platos y delicias muy merecidas en tus días de descanso, ahora debes priorizar aquellos más nutritivos que te ayuden a proporcionar a tu organismo la materia prima para llevar a cabo tus entrenamientos y mantener tu salud.
  • Keep calm. Sé paciente con la vuelta, lo vas a conseguir, no se ha perdido nada. Disfruta de sentir como, desde el descanso, tu cuerpo va pidiéndote más estímulo. No hay nada más placentero que entrenar con muchas ganas.

En el caso de aquellas personas que desean empezar por primera vez a entrenar después del período vacacional o en cualquier momento del año, el comienzo es similar, pero obviamente será más prolongada esta adaptación y conllevará un nuevo aprendizaje en el que se han de tener en cuenta la técnica y el funcionamiento.

Plantear retos reales con metas desafiantes son las formas más motivadoras de mantener un objetivo.

¡Keep calm and start your training!

Si te ha gustado este artículo, no dudes y lee Cómo preparar tus músculos antes de entrenar.

¡COMPARTE!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

LO MÁS LEÍDO
CATEGORIAS
¿QUIERES ESTAR AL DÍA DE TODAS LAS NOVEDADES?
¡SUBSCRÍBETE A LA NEWSLETTER!
Menú